Por David Arias Weil, Rabino y Vicepresidente II de la CCHIL 

Rosh Jodesh Adar
Shabbat Shekalim

“Fake news”.

Hoy es tan fácil fabricar una noticia, que a veces se nos hace imposible diferenciar entre aquello que es real y aquello que es ficticio. Esto, en años electorales – que tanto Chile como Israel enfrentan en diversas dimensiones este 2021 – se hace aun más presente. Hoy existen tecnologías como el “deep fake” que mediante la edición de video podemos ver a un personaje público, cuando en realidad es una manipulación por computadora. Así le sucedió al líder de la oposición Israelí, Yair Lapid, hace algunas semanas.

Que cosas así sucedan en el mundo político, es predecible y conocido, no se si es algo bueno o malo, seguramente poco ético, pero quizás no representa ningún riesgo per se. Quien vea a su candidato o candidata afectados por la manipulación de información o siendo víctima de las famosas “Fake News”, podrá ofenderse o enojarse, pero digamos que no llega mucho más allá del enojo, una demanda o querella. En este sentido, podemos cumplir con lo que nos ordena la Parashá de esta semana, Mishpatim:

“No pervertirás el derecho del pobre en su proceso. Te alejarás de toda mentira y no harás morir injustamente al inocente y al justo, porque no justificaré al culpable de ello”. (Shemot / Éxodo 23:6–7)

Si bien en ocasiones anteriores hemos estudiado este pasaje, creo que es relevante volver a mencionar su importancia, sobretodo cuando la mentira, la falacia o las “fake news” pueden terminar haciendo morir injustamente al inocente y al justo. En tiempos de pandemia, cuando las teorías de conspiración parecen propagarse más rápido que el propio virus, y cuando la información manipulada en contra de las vacunas puede generar un daño irreparable, se hace urgente recordar las palabras de la Torá: מדבר שקר תרחק, Te alejarás de toda mentira.

En Israel se han vacunado, al menos 3.000.000 de personas, la mayor parte de ellas ya recibió la segunda dosis, sin embargo aun queda un largo camino por recorrer, y en el mismo camino hay quienes por medio de la mentira y la manipulación nos han puesto obstáculos. Esos tropiezos terminarán cobrando la vida de miles, si es que no luchamos por la verdad. Porque una cosa es alejarse de la mentira, como lo dice la Parashá, pero otra muy distinta es acercarse a la verdad. Cuando veo un aviso falso, una noticia sobre algún político que no es verdad, puedo alejarme de eso, y decir que si bien me molesta, no es algo grave. Sin embargo, al ver la forma en la que hay quienes difunden información errónea y maléfica con respecto a las vacunas y a la pandemia en general, eso puede cobrar vidas de forma injusta. Por eso es necesario también acercarse a la verdad!

Muchas veces, en distintas discusiones, como en lo político, o en lo religioso o en otros temas; cuando no estamos de acuerdo con alguien, podemos llegar a un punto medio y decir: “Bueno, cada uno tiene derecho a tener su opinión”. O el mantra clásico y casi cliché que dice: “Estamos de acuerdo en que no estamos de acuerdo”. El pluralismo con el que intentamos iluminar el mundo, y con el que nos hemos defendido diciendo: “todos tienen derecho a tener su opinión”, tiene también su límite.

Parashat Mishpatim nos enseña que cuando nos alejamos de la mentira, debemos también acercarnos a la verdad. Alejarse de lo falaz y lo falso para quedarnos en un terreno neutral para no discutir; es válido en algunos asuntos de la vida, sin embargo cuando están en riesgo vidas humanas, debemos actuar en pos de la verdad y no hacer morir injustamente al inocente y al justo.

Shabbat Shalom,

Jodesh Tov.

Rabino David Arias.

 

Dedicado a la bendita memoria de mi abuela, Helga Salomon Z”L, quien esta semana habría cumplido 96 años, y falleció de Corona antes de que se hubiese podido siquiera vacunarse.