Las historias de amor entre israelíes y chilenos son de esas que vale la pena rescatar, porque siempre implican, por un lado, una cuota de azar y, por otro lado, una de decisión muy grande. Son historias que rompen barreras de distancia, cultura, religión y legalidad.

 

Vanessa nació en Copiapó, provincia de Atacama Chile. Michael es de Petach Tikva, en el centro de Israel.

Se conocieron en Madrid, cuando ella cursaba un semestre de estudios en la capital española y Michael compartía con un amigo un tiempo de vacaciones.

Michael estudió leyes y trabaja como experto en contratos en una empresa llamada PPD, y Vanessa licenciada en educación y profesora de educación física.

Durante seis meses estuvo Vanessa aprendiendo hebreo en un ulpán y tomando clases de baile de forma paralela, manualidades, cocinando…finalmente terminó encantándose y decidió quedarse.

“Decidimos instalarnos en Israel, más que nada por la estabilidad laboral que tiene Michael, era más fácil que yo viniera aquí, que él a Chile.

“Nos encanta ir cada domingo a BBB por nuestras dobles hamburguesas, visitamos cada fin de semana la familia al sur de Israel y compartimos mucho, cocinar, ir de compras, salir con amigos a Tel Aviv y un sin fin.”

¿Qué es lo que más te gusta de Israel?

“Lo que más me gusta de Israel es su seguridad, la oportunidad de salir a la calle y sentirme libre, sin miedo no lo había sentido nunca en ningún lugar. Y con respecto a lo que menos me gusta, es difícil porque estoy muy encantada de todo. Además, las experiencias son super personales, no he tenido malas, como discriminación o mal trato como conozco casos. Así que hasta el momento me parece todo tranquilo y muy genial para mi”.

-¿Qué Podemos aportar los chilenos a la sociedad israelí?

“Cada persona es muy diferente y puede entregar a veces mas de lo que otros creen que pueden. Israel es un lugar, para mi, donde puedes encontrar personas de todas las nacionalidades, por ende puedes pensar en ideas maravillosas, para gente que esta recién llegando y no maneja hebreo, como para extranjeros que quizás saben un poco de inglés y si es tu fuerte podemos transmitir mucha de nuestra cultura latina. Ya sea en baile, arte, educación, deportes, miles y miles de cosas que quizás nos diferencian pero que al final te unen”.

Vanessa y Michael finalmente se casaron en Larnaca, Chipre

“En un principio sólo queríamos estar los dos, porque era super difícil reunir ambas familias. Así que le dimos la noticia a los padres de Michael que no dudaron en querer acompañarnos, también uno de sus hermanos, más su esposa y bebé”.

“Realmente fue maravilloso, único y especial. Cuando estás feliz viviendo ese momento, el entorno, la compañía, los detalles, pasan casi a un segundo plano”.

“Sólo quieres disfrutar el momento con la persona que ha decidido estar contigo por toda la vida”.

 

Hernán López