Septiembre ha sido un mes complejo para las relaciones entre Chile e Israel y nos ha parecido importante y necesario rescatar lo positivo, que tantas veces se olvida en la gigantesca sombra que plantean los tiempos de crisis, es por eso que este relato tan personal y tan honesto de Ernesto Berdichevsky, miembro de la Comunidad Israelita Viña Valparaíso cobra un valor especial. La Comunidad Chilena de Israel tiene un lazo de amistad profunda con la CIVV, de la cual parte de nosotros venimos, así que ahi les dejamos estas palabras sobre lo que ocurrió el 14 de septiembre en Viña del Mar.

 

“Pa uno que es nacido y criado en la pequeña comunidad judía de Viña del Mar, ayer fue un día en extremo emocionante.  

Pa uno que está acostumbrado a ver poquita poquita gente en la sinagoga (las pocas veces que uno asiste) mirando como sus fundadores -con el holocausto marcado en sus brazos- van desapareciendo, y las familias jóvenes, amigos y amigotes van mudádose a Santiago, Israel o buscando otros nortes sociales, lo acontecido fue algo así como un golpe a la cátedra, como cuando el Hada Madrina transforma de ratoncitos en corceles y una calabaza en un carruaje para una gran celebración.

Convengamos que todo partió algo mal, con un triste titular en el ya tendencioso Mercurio de Valparaíso, que nos ponía a pelear con el gobierno de turno y peor aún, con la municipalidad en una celebración que tiene todo un trasfondo hacia el lado contrario, de aunar y juntarnos, nada de extrañar de ese medio.   

 

De ahí en adelante todo fue de ensueño  

Primero que nada, me sentí muy muy honrado con que el Sr Almirante de Sanidad de la Armada y sus bellas Oficiales quisieran participar del evento, creo que algo debo de haber sembrado después de 15 años trabajando en la Sanidad Naval.  Trabajando también junto a varios Oficiales descendientes Sirios, con los que nos tenemos mucho cariño, y sufrimos en conjunto cada vez que las escaramuzas y la muerte visitan medio oriente. 

Si bien en un principio no se veía tanta gente, la cosa se fue llenando, uno se daba cuenta de la magnitud del evento cuando nuestra presentadora-animadora-anfitriona-directora no paraba de nombrar figuras relevantes en las palabras de apertura: dos ministras de Estado,  una de ellas la nueva y flamante vocera de gobierno, que terminó diciendo un par de palabras en hebreo cuando le tocó su solemne elocución;   seis senadoras/es (Rojo Edwads ES de verdad rojo, Yasnita Provoste -linda ella- se sentó discretamente atrás porque llegó un poquito tarde, pero seguramente figurar no es lo suyo.  Todavía te estoy muy agradecido por tus palabras hacia la comunidad como candidata presidencial en momentos muy duros.  Una gran cantidad de diputadas y diputados, entre los que se contaban mi querida tía Helia Molina; SEIS rabinos, cada uno con su discurso; una gran cantidad de representantes de otras iglesias, que le daba un entorno ecuménico genial y hermoso hasta las lágrimas.  

Todo lo anterior con una bella orquesta y con un cierre de oro, el milenario Shofar, con un largo y penetrante sonido que hizo temer en algún momento por la salud de Yonathan, pero que nos llevó al verdadero principio de los tiempos, cuando éramos todos una tribu.”

 

Ernesto Berdichevsky

Miembro de la Comunidad Israelita Viña Valparaíso