Hace 28 años nació en el  norte, en el  Kibutz Shamir,  Dana Koralek, la misma Dana que hoy deambula por la parte sur de Tel Aviv coleccionando imágenes, frases, sensaciones, absorbiendo, mordisco a mordisco, la cultura del país que la vio nacer y que debió dejar a los 5 años para vivir en Chile.

Ser olá jadashá, nueva inmigrante, no es cosa fácil, está el tema de la sobrevivencia, hay que pagar el arriendo, comer, movilizarse, a la vez que aprender el idioma y tratar de encontrar la forma de insertarte en tu ámbito laboral.

Dana ha tenido una estrategia de retorno, graduada de Comunicación Audiovisual en Chile el año 2019, vino a Israel a hacer dos prácticas profesionales (una de ellas en el Ministerio de Relaciones Exteriores), pero el COVID la obligó a hacer una larga pausa y recién el 2021 concretó definitivamente su aliá.

El 2021 llegó a un hotel sanitario en Jerusalén, donde pasó la cuarentena, y luego seis meses en un ulpán, para luego trasladarse a Tel Aviv la ciudad que la enamoró. La cercanía del mar le es imprescindible, la gente, las calles, la mezcla infinita de personas y culturas.

Dana se delata a si misma en su acento, hay en ella una “reish” Israelí que no es la “ere” chilena, hay algo que no la deja ser inmigrante, sino una retornada. Dana es de aquí, es de las nuestras. Siempre lo supo, igual que su familia que, a pesar de la distancia, celebra su decisión.

Es guionista de Cine y televisión, pero la fotografía de retratos es su debilidad. Hoy por hoy es la Directora de Arte del área audiovisual de la Comunidad Chilena de Israel, edita, produce, publica, crea, en un equipo con un desafío tremendo: combatir el antisemitismo y el BDS.

Dana es paciente, ama hablar con sus roommates (su nueva familia), ver seriales y trabajar en sus proyectos, escribir y escribir…. “mis escritos son sobre el amor, en todas sus formas y normalmente no el romántico. Amor de familia, amor obsesivo, amor propio, amor compulsivo”. A pesar de que la novela en la que trabaja en estos días habla sobre la locura….

Es una transeúnte ha visitado Italia, Usa, Tailandia, Cambodia, Argentina, Brasil, Laos, Francia, Isla de Pascua,  experiencias y más experiencias que cierran todas en Israel.

Un Israel que por cierto no es sencillo, como cualquier gran desafío, pero Dana tiene un plan, la verdad es que tiene varios planes. Pier Paolo Pasolini dijo alguna vez que “la verdad no está en un sueño, sino en muchos sueños”, por eso Dana mira, observa, atesora sus propios sueños y los de los otros, porque en cualquier momento, y sin previo aviso, los convertirá en una imagen

 

 

Hernán López