Por Francisco Salgado, Periodista de CCHIL

Hace 3 años que Paula Smith comenzó esta aventura culinaria, y el éxito de sus platos ya la hace soñar en grande.

Llegó a Israel en 1990, recién casada y con muchos proyectos, su esposo era judío así que la opción de emigrar la conocía desde el momento que dio el “sí”.

Al principio venía por un año, y costó, por eso del idioma y todo lo demás, pero Paula Smith supo salir adelante, y aunque su proyecto de pareja se truncó al cabo de unos años, pensó que sus 3 hijos estaban mejor acá que en Chile, y se quedó. Pero no por eso se olvida de sus raíces, se sigue sintiendo más chilena que nada, y esa chilenidad suya la llevó a crear Paula-Catering, “Con mi pareja, que es uruguayo, llevábamos 5 años preparando sushi en eventos, un día nos contactamos con una chica que organiza ferias culinarias, y, como buena chilena, quise poner un puesto de empanadas” recuerda. Les fue tan bien, que para la siguiente feria quisieron variar; churros y churrascos fueron los platos agregados, y el éxito fue el mismo, eso hace tres años. Así comenzaron con esta aventura culinaria.

Viven en Rishon Letzion, y Paula reparte su tiempo entre su trabajo en una aerolínea y la comida.
Antonio, su pareja, es chef de profesión, y es él quien prepara los platos, aunque el toque chileno se lo reserva para ella, “yo lo ayudo con los sabores”, dice.

En los tiempos en que no hay feria, el fuerte son los catering para eventos, “Nuestro objetivo no son sólo los latinos, en Israel ha pegado mucho la onda latina, así que a los israelíes también les gusta” comenta.

Paula tiene 3 hijos, el mayor, Yaron, vive en España, pero los otros dos, Idan y Adi, siempre están
colaborando en esta empresa familiar.

Tan optimistas están con los resultados que, como era de esperar, internet no puede estar ausente de su red de promoción, para eso crearon Paula -Catering latino, una página en Facebook, y www.paula-latin.co.il , son estás las vías por donde reciben los pedidos y contactan con sus clientes. “Mi sueño sería abrir un Restaurant Sudamericano, y que los chilenos pudieran ir para encontrar los sabores de nuestro país” sentencia.

Por ahora tienen en carpeta la habilitación de su casa a modo de ‘‘mini restaurant’’ para atender grupos pequeños, una especie de Bait Patuaj ambientada a la chilena.

Quién sabe, tal vez en un tiempo no muy lejano el sueño de Paula Smith se convierta en el punto
neurálgico de las tertulias, reuniones fiestas y conversaciones varias de todos los chilenos que estamos en Israel, respirando y probando un poco de Chile preparado por esta emprendedora compatriota.